Economía ve «imposible» que la plantilla de hospitales modelo Alzira pase a Sanidad

Reproducimos a continuación el artículo “Economía ve «imposible» que la plantilla de hospitales ‘modelo Alzira’ pase a Sanidad“, escrito por Vicente Useros y publicado en El Mundo el 19/09/2016.


El Consell acaba de frustrar las expectativas que albergaban los trabajadores de los hospitales ‘público-privados’ de formar parte de la plantilla de la Conselleria de Sanidad en el momento que los centros sean revertidos al sistema público del Consell.

La Dirección Territorial de Economía Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y Trabajo acaba de dejar claro, en una de sus comunicaciones oficiales, que considera que admitir a todos los empleados de las concesiones hospitalarias del ‘modelo Alzira’ «sería imposible para la Administración» porque supondría un agravio comparativo con el resto de personal que ha superado oposiciones.

A través de un escrito, la Conselleria de Rafael Climent, como autoridad laboral que registra y publica los convenios colectivos de la Comunidad Valenciana, ha puesto negro sobre blanco su rechazo a la propuesta de trasvasar a los trabajadores a la red pública y ha requerido a la mesa negociadora -empresa y representantes de los trabajadores- modificar el convenio colectivo del Hospital de la Ribera, firmado de forma unánime, en el que se incluía una cláusula que permitía la subrogación de los trabajadores. Economía exige expresamente que se cambien todos los párrafos que abren la puerta a la entrada de empleados de los hospitales concesionales a la Administración pública. Especialmente, la advertencia va dirigida a los centros de Alzira y de Dénia, que son los que ha apuntado el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, como primeros en ser devueltos a la Conselleria de Sanidad.

En concreto, el convenio colectivo plasma en su disposición adicional quinta quela Generalitat Valenciana aceptará la subrogación de los empleados si cambia la titularidad de la empresa -en este caso pasarán de Ribera Salud o Marina Salud a la Conselleria de Sanidad-. Esta disposición, que firmaron de mutuo acuerdo los representantes del Hospital de la Ribera y los de la empresa que los gestiona, se ampara tanto en el Estatuto de los Trabajadores (ET), que contempla que la nueva empresa se quede la plantilla, como en el propio contrato de concesión administrativa que se firmó a mediados de 1999 cuando el Hospital de la Ribera se puso en marcha con el gobierno de Eduardo Zaplana.

Según los redactores del convenio colectivo «sirve para reforzar lo establecido y tranquilizar a los profesionales en el caso de que se produzca la finalización del contrato de concesión».

Sin embargo, este argumento no ha convencido a la Dirección Territorial de Economía, que rechaza totalmente la inclusión de la citada cláusula porque la subrogación (artículo 44 del ET) «no se aplica automáticamente y por lo tanto no se puede contemplar como obligación para la Administración la asunción de todas las condiciones actuales».

Asumir a todo el personal para la Administración -expone textualmente Economía- sería «imposible» porque «supone vulnerar los principios de igualdad, mérito y capacidad que presiden el acceso a la función pública».

La notificación de la Conselleria de Rafael Climent arroja un jarro de agua fría sobre los empleados de los centros ‘público-privados’ porque deja completamente en el aire su futuro una vez que se ponga en marcha el proceso de devolución de los hospitales a la red pública sanitaria.

La autoridad laboral entiende y también ha solicitado que se cambie la cláusula porque las partes no pueden firmar un convenio que vaya más allá de la fecha de expiración del contrato de concesión, es decir, 31 de marzo de 2018, que es cuando finaliza el contrato, mientras que el convenio que ha firmado la plantilla con la empresa tiene vigencia hasta el 31 de diciembre de 2018. Es decir, nueve meses más.

Los trabajadores se escudan en que cuando se realizó la firma del convenio y a fecha actual, «no existe comunicación oficial alguna que manifieste la finalización de la concesión a 31 de marzo de 2018».

Unos plazos que generan dudas razonables porque si el convenio colectivo no está vigente a 1 de abril de 2018, cabe preguntarse por las condiciones laborales que recibirán los profesionales del Hospital de la Ribera y sus centros de salud y que suponen cerca de 1.800 personas.

Especialmente, porque el convenio colectivo firmado por unanimidad y que ahora la Administración pretende que se modifique mejora, de manera evidente, las condiciones de los trabajadores del centro de Alzira respecto a convenios anteriores de las concesiones, e incluso si las condiciones se comparan con las del personal estatutario del resto de hospitales públicos que dependen de la Conselleria de Sanidad.

¿QUÉ PASARÁ CON LOS TRABAJADORES?

Deja en el aire el futuro los trabajadores

La decisión de Economía no concreta qué va a pasar con los empleados contratados por los hospitales ‘modelo Alzira’.

No distingue entre los contratados

Si suprime la posibilidad de subrogación, ¿significa que se quedarán unos sí y otros no? ¿Habrá que presentarse a una oposición?

¿Cómo van a ser indemnizados?

No aclara cómo serán los despidos: ¿Van a ser indemnizados? ¿Con la indemnización máxima, 20, 33, 45 días o con 8 días por considerarlos personal no fijo?